Huir de la ciudad

Este mes ha sido un poco raro, tirando a tortuoso y lleno de cambios. Pero ya estamos en la última semana de abril, y como ya va siendo una costumbre toca un breve relato LGBT.

Si ya has leído los anteriores, es muy posible que notes algo durante la lectura. Ahí te lo dejo, pero si quieres saber más, te invito a unirte a las Charlas de Piso porque ahí es donde te cuento los cotilleos más sustanciosos 😛

Y ahora te dejo con el relato de abril:

Huir de la ciudad

 

Continue reading “Huir de la ciudad”

3 Millones de pasos

Ya tenía ganas de que llegara esta semana para poder compartir contigo el nuevo relato mensual. La verdad es que estoy disfrutando mucho. Echaba de menos esta sensación de poder contar una historia en pocas frases, condensando el mensaje, como una bofetada en la cara. Me encanta escribir relatos, por si no lo has notado me da ese ratito de libertad para poder descansar de la escritura de las novelas. Aunque te confieso que, a menudo, son ideas descartadas o fragmentos que decido que no son útiles y necesarios para las novelas.

Pero si quieres que te diga la verdad, mis relatos preferidos son aquellos que nacen de las historias de la gente porque así puedo apropiarme de ellas para luego distorsionarlas o camuflarlas como mejor me parezca. ¿Te gusta el leitmotive de mi próximo libro de relatos?

Hablando de proyectos, últimamente estoy trabajando en varios a la vez, algunos de ellos ya han salido a la luz y otros siguen esperando a que llegue el momento ideal. Pero el desorden es una materia más de mi carrera de escritor y quiero adecentar la mesa del despacho para poder enseñarte las cosas que estoy haciendo. No me gusta tenerte desinformado, de verdad que no. Prometo contarte cosillas esta semana si te apuntas a las charlas de piso, que hace mucho que no pedimos pizza para contarnos cotilleos 😛

Mientras tanto, te dejo con el nuevo relato mensual. ¿Tendrá algo que ver con Palabras enjauladas?

Continue reading “3 Millones de pasos”

Palabras enjauladas

 

Llevo meses sin escribir relatos y eso está mal. Está mal porque es como dejar de entrenar, te oxides y sientes que tus músculos se vuelven cada vez más perezosos.

Mi querida Adella Brac no me ha dicho nada, pero yo sé que me echa de menos en su reto 5 líneas, ese reto que tantas cosas buenas me ha aportado durante los últimos años.

¿Qué es el reto cinco líneas? Además de ser un juego muy adictivo en el que tienes que inventar un microrrelato con las tres palabras que te propone cada mes, es un ejercicio muy interesante que te saca de tu zona de confort y te entretiene al mismo tiempo. Recuerdo que al principio me costaba mucho. Si eres de los que un día comenzaron a ir al gimnasio o a hacer deporte, por ejemplo, esto te va a sonar mucho. Cada vez que Adella se presentaba en el blog con las nuevas palabras propuestas, me las veía y deseaba para escribir algo decente. Con el tiempo, y te hablo de un período de casi tres años, descubrí que gracias a ello, estaba mejorando en muchos aspectos, pero sobre todo y lo que más me llamó la atención, es que estaba deseando llegar a final de mes para descubrir cada día 1 el nuevo reto. Mi mente deseaba su dosis de creatividad. Yo también lo deseaba. Es, al fin y al cabo, una cita mensual altamente adictiva para cualquier escritor novel que quiera aprender y compartir su pasión por la escritura. Continue reading “Palabras enjauladas”

Follow

Get the latest posts delivered to your mailbox:

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?