Castillos en el aire

 

Cuando se nos mete una estúpida idea en la cabeza es difícil sacarla del cráneo, dependiendo del grado de tozudez de la persona y del nivel de inutilidad de dicha idea.
Los seres humanos somos como una cabra montesa escalando una pared vertical en la que sólo pueden pasar dos cosas: o bien logramos cometer la locura momentánea o acabamos con los dientes repartidos por el suelo en el mejor de los casos.
Sin embargo, no debemos olvidar que las grandes gestas tienen una importante dosis de locura pero esta regla no se puede aplicar en todas las materias.
Después de divagar de ésta forma (que quiero suponer que lo habéis entendido) me pregunto a menudo si merece la pena esforzarnos en retos imposibles (aquellos que se ven a simple vista).
Lo de construir castillos en el aire está muy bien para aquellos que prefieren dejar el sentido común a un lado para seguir en sus mundos oníricos donde lo malo se corta con una simple tijera de coser.
Lo que ocurre es que estoy viendo a demasiada gente que quiere cambiar su propio mundo solicitando los servicios de hadas madrinas con varitas mágicas y no se dan cuenta (o no quieren) de que sólo son personajes de cuentos infantiles… y me apena mucho.
Pues repito que todos tenemos el potencial para priorizar nuestros pensamientos y saber distinguir nuestros próximos logros entre posibles e imposibles, pero con todo ello, no quiero culpar a todos aquellos que equivocados o no, tratan de lograr o conseguir lo que se proponen ciegamente porque al fin y al cabo, no podemos negar que son los que creen en sí mismos y tienen la seguridad y valentía de luchar por sus ideas.
Lo de intentar hacer superarse a uno mismo siempre es digno de admiración siempre y cuando los medios utilizados tengan un esfuerzo considerable pero muchas veces, pretendemos conseguir cosas   tan imposibles que no merece la pena invertir tiempo.
Y ahora hablo por mí, soy de los que si veo algo imposible no lo hago pues antes prefiero construirme una balsa que esperar a que se abra el mar para cruzarlo. No obstante, ánimo a cualquiera que luche por sus ideas siempre y cuando crea en si mismo aunque yo piense que es totalmente imposible o inútil o será que me gusta retar para añadir un aliciente emocionante a la hora de construir su castillo flotante.
Dedicado especialmente a Lady Coll
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s