Objetos desaLmados – Posa vasos de Jagermeister

Foto cedida por Rober Suárez

Aquella casa estaba a situada lejos de su vivienda habitual y el pequeño Juan tenía muchas ganas de llegar, porque su padre le había dicho que allí le esperaba una sorpresa.

El pequeño salió disparado en cuanto su padre le dejó salir. Se acercó corriendo hasta la puerta e impaciente esperó a que Rober sacase las llaves de la misma para entrar. 
En el interior de la casa seguía habitando el silencio que conservaba tantos recuerdos familiares, algunos no tan buenos pero en general Rober podía presumir de haber vivido allí sus mejores años, quizás los más maravillosos de su vida. Aquellos en los que él también fue un niño y descubría el mundo desde el desván. 
-¿Puedo subir arriba? – Preguntó Juan con el pie en el primer escalón.
Rober le miró unos instantes y sonrió asintiendo a la vez.
-Pero con cuidado. No te vayas a caer. -Dijo enseguida.
Pero el niño ya no le escuchó, ya estaba subiendo con cierta torpeza. Rober también comenzó a subir detrás de su hijo. Arriba se encontraba otra puerta cerrada con un simple gancho que abrió sin cuidado, tenía prisa por averiguar qué había allí. Rober veía en su hijo la misma curiosidad que sintió cuando entró por primera vez en el desván. 
En cuanto el pequeño abrió la puerta, se quedó boquiabierto y un poco asustado, no le gustaba la oscuridad y se quedó inmóvil esperando a que Rober fuera quien encendiese la luz.
-No te preocupes. Abriré las persianas y entrará la luz.
Los rayos de Sol se colaron rápidamente iluminando cientos y cientos de libros ordenados en las estanterías. Todo cuando había allí eran libros y cuadernos, una gran mesa con una silla y un butacón cubierto con una tela blanca. Al pequeño Juan empezó a gritar de alegría, dando saltos y girando sobre sí mismo para poder ver aquel tesoro del que tanto le había hablado su padre.
-Ahora que has aprendido a leer, elige uno y disfruta de la lectura. Toma el tiempo que necesites porque el primer libro será uno de tus mejores recuerdos.
-¡Sí Papá!
Y mientras el pequeño comenzaba la tarea de encontrar un buen libro, Roberto tomó asiento junto a la mesa para abrir el cajón donde guardaba los bolígrafos y cuaderno de bolsillo donde siempre anotaba sus impresiones pero al introducir la mano, sintió algo en la yema de los dedos que reconoció al instante. El posavasos de JagerMeister apareció de nuevo en su vida, llevaba mucho tiempo buscándolo y ahora que lo volvía a ver recordó que varios años antes, gracias a esa copa, hoy su hijo entraba por primera vez en el desván.

*  *  *  

Hoy es el turno de Rober Suárez de El desván de las Palabras y he querido rendirle este pequeño homenaje con la esperanza de que sea de su agrado, ¡y espero que el vuestro también!

¿Queréis participar? Pues ya sabéis de qué va esto: Un objeto, una vida. Basta con enviarme una foto de algún objeto (por más estúpido que sea mejor) y yo intentaré buscarle una historia para todos vosotros.

Anuncios

18 comentarios en “Objetos desaLmados – Posa vasos de Jagermeister

  1. Hmmmm ¿cómo entendemos eso?
    a) Como que si no llega a estar borracho no se tira a la futura madre
    b) Como que si no emborracha a la futura madre no se la tira ni de coña
    c) Pasapalabra 😛
    .
    .
    Brazos D!!! cada día me gusta más ésta sección.

    Me gusta

  2. Coño, yo que había interpretado la historia como una hermosa historia de amor y va y leo a Jatz y me jode, para una vez que no me voy yo por el lado de la jodienda…

    La historia es cojonuda, ahora, si, tiene ahí un agujero en el guión curioso, el posavasos debía de ser de cocacola o fanta naranja.

    Me gusta

  3. Oooh, pues muchas gracias, me ha encantado!! Aunque me hayas endosado un peque así de la noche a la mañana, jajajaja 😛

    Ojalá mi desván fuera tan evocador como tú lo describes! De momento no te lo enseño, no sea que pierda la magia de la imagen que te has hecho 😉

    Abrazotes!! 😉

    Me gusta

  4. Vale, ya veo que te inspiras a través del fetichismo. Supongo que aquello fue el principio de una historia que quizás Rober nos pueda contar.
    En cuanto pueda te mando la mía, a ver qué compones.
    Muy currada está entrada, Davidóvich.
    Besazo

    Me gusta

  5. Sí Ana, fetichismo y que me dieron con un jarrón en la cabeza para despertarme al nacer 😄
    Tú manda alguna foto, por cierto no importa que sea un jarrón pero cuando más complicado sea mejor 😀

    besotes!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s