Gracias a Ana Cepeda

Cuando un amigo medio hermano me envió un email con la información para participar en un concurso de relatos, no imaginé que llegaría a experimentar una auténtica tortura en la que, lejos de sufrir -que también- y disfrutar, aprendería muchas cosas y recibiría muchos consejos.

Esta vez, por muy extraño que os suene, el proceso de inventar un relato no fue complicado,  salió pronto, como si esa historia estuviera esperando su oportunidad. Sin embargo, el primer borrador no ocupaba más de dos folios de Word, y se lo mostré a Ana Cepeda que no tardó en leer y sugerirme que me liberase.

Me volví a sentar para dar rienda suelta a la imaginación y dotar al relato de un cuerpo más robusto. Las palabras emergieron, se formaron párrafos y diálogos, y al final, ese relato pasó a convertirse en catorce páginas. Ahora tocaba repasar, corregir, acicalar. Ya sabéis lo que me gusta a mí eso (Sarcasmo).

Ana volvió a revisarlo todo, tachándome todas esas atrocidades en el texto, sugeriendo nuevas frases, ofreciendo su experiencia a través de varios textos improvisados en diversos mails que iban y venían sin parar. El proceso ya estaba en marcha, pero era tan solo el principio. Lo que vendría a continuación no lo habría sospechado nunca. Aún así, uno que se autodenomina terco -entre otros adjetivos-, quería seguir trabajando, y aprendiendo en esto de escribir bien.

El relato seguía mutando. Gracias a la autora de Harina de otro costal, ese relato que en un momento dado habría pasado desapercibido como uno más, estaba ganando en calidad. Yo lo veía y no me lo creía. Lo de Ana es impagable, ¡es un genio!

No obstante, el concurso era el objetivo y a sus bases me tenía que ceñir. Por lo tanto, esas catorce páginas que tan ricamente se habían escrito, debían reducirse a cinco páginas a doble espacio. Si quería participar, tenía que sacar la tijera. Y aquí empezó esa tortura. Mutilar una historia hasta dejarla casi en un resumen con poca chicha.

En serio: las putas, al igual que los santos, también son Harina de otro costal. La dicotomía se presentó como una pérfida de perfume barato, susurrándome aquello de ¨¡Olvídate, querido lucero!”. Le mandé a la mierda. Había que seguir. No porque no entre a la primera hay que abandonar. (Borrador de memoria de Men in Black).

Tras un nuevo esfuerzo, el relato llegó a las cinco páginas a doble espacio que se exige. Ahora había que volver a ultimar detalles.

De nuevo los mails volaban de un lado a otro bucando nuevas respuestas a fin de conseguir la meta:  ganar el concurso.

Sinceramente. Pocas veces he ganado algo, pero si no gano por el motivo que sea, sé que he ganado mucho más de lo que jamás había imaginado, ya que aprender de una escritora como Ana Cepeda, que ha insistido tanto y me ha brindado tantos consejos y lecciones, la convierte en una persona excepcional y en alguien a quien le debo un presente de agradecimiento, porque los abrazos son y serán siempre, regalo de Kass.

Otra vez, gracias Ana, por ser tan grande 🙂

En cuanto pueda os diré más cosas acerca de ese relato, porque esta entrada es para Cepeda.

¡Besos y abrazos!

Anuncios

13 comentarios en “Gracias a Ana Cepeda

  1. Bueno…a ver…sobre el buen hacer de Ana, su experiencia y su nivel en estos asuntos no diré nada, ya todos lo sabemos; sí que quiero incidir en su calidad humana, siempre dispuesta a echar una mano, a ayudar, a escuchar, como si le sobrara el tiempo, con la de cosas que lleva p’alante, y eso David, no tiene precio. Y ya, ya sé que lo sabes y sé que por eso escribes ésto, sólo me uno a ti en el pequeño homenaje.
    Besos, para ti y para zp

    Le gusta a 1 persona

    1. Andanda tira pa´llá! Qué tu eres magnífica, pero me quedo con lo de ser bien nacido, aunque yo nací con la soga en el cuello… en fin… you know¿?
      Más besos, ¡guapa!

      Me gusta

  2. Menos mal que he leído antes los comentarios, Ana me ha quitado el refrán.
    Ser agradecido, de los que no se conforman sólo con dar las gracias, ése eres tú, pero además lo has hecho con cariño y de una forma especial porque así es también Ana…. Especial.
    Muchos besos a los dos….

    Le gusta a 1 persona

  3. Pues aunque la entrada sea para Cepeda, a mí me ha gustado mucho leerla. Si es que esta chica es muy maja, y no lo digo solo porque vaya a ser una gran escritora famosa, que también :P, sino porque ella lo vale de verdad. Biquiños a los dos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s