El escritor multifunción

escritor-multifunción-david-orell

Hoy, como otras tantas veces, he podido disfrutar de un día increíble. Al despertar, me han besado en los labios y deseado los buenos días. Cuando he abierto los ojos, me he encontrado una bandeja con el café recién hecho. Junto a la taza, una flor preciosa y, a mis pies, junto a los gatos, estaba mi marido mirándome con tanto amor y dulzura que lo he tenido que achuchar y decirle que con él soy el hombre más feliz del mundo. Después, tenía el portátil preparado para mí y varias horas libres con el silencio y la luz necesaria para una buena sesión de escritura.

Pero salta la aguja del tocadiscos y la fantasía desaparece en lo que dura un parpadeo. Es el jodido despertador que suena puntualmente a las 7h y a las 7,05h, por aquello de los cinco minutos más.

Seguir leyendo “El escritor multifunción”